20 Septiembre 2017

En camino hacia la luz: peregrinos estadounidenses en Tierra Santa

Proceden de estados americanos golpeados por los huracanes. Son 40 peregrinos, entre los cuales hay algunos caballeros y damas del Santo Sepulcro venidos a Tierra Santa para redescubrir su propia fe.

Actualidad y acontecimientos

Loading the player...
Embed Code  

Para solicitar el vídeo en alta calidad
Copy the code below and paste it into your blog or website.
<iframe width="640" height="360" src="https://www.cmc-terrasanta.org/embed/en-camino-hacia-la-luz-peregrinos-estadounidenses-en-tierra-santa-13558"></iframe>
Para solicitar el vídeo en alta calidad
Por favor, envíe un mail a :
info@cmc-terrasanta.org

Asunto: Solicitud de vídeo

Mensaje:
Archivo personal / promocional para la CMC / Emisión TV

http://www.cmc-terrasanta.org/es/video/actualidad-y-acontecimientos-1/en-camino-hacia-la-luz-peregrinos-estadounidenses-en-tierra-santa-13558.html

Ninguna parte de este video puede ser editado o transmitida, a menos que se llegue a un acuerdo con el Christian Media Center y siempre que todas las partes estén de acuerdo.
Un camino de las tinieblas a la luz. Esta es la metáfora que ha acompañado el viaje de 40 peregrinos americanos, llegados desde Estados Unidos a Tierra Santa.

Guiados por Mons. James Tamayo, primer obispo de la diócesis de Laredo, ciudad colindante con México, los participantes, de diversas ciudades, estados y edades, han visto con sus propios ojos los lugares de la Biblia.

S. E. JAMES ANTHONY TAMAYO
Obispo de Laredo - Texas
Acabamos de recorrer la Via Dolorosa, el Via Crucis, hemos estado frente a la iglesia del Santo Sepulcro. Es especial para todos nosotros, para todos los que creen, porque sabemos que Dios está presente en nuestras vidas. Y lo es porque se ha hecho presente en nuestra carne y ha vivido entre nosotros.

Tras pasar los primeros días en el norte, el grupo pisó las piedras y recorrió las callejuelas de la pasión, muerte y resurrección de Jesús, en Jerusalén. Aquí participaron en la celebración de la Santa Misa junto a los franciscanos en la Basílica del Santo Sepulcro, frente a la tumba vacía de Cristo. Una experiencia llena de significado especial. Algunos de los peregrinos proceden de zonas golpeadas por huracanes y han partido con la devastación todavía en la retina y un peso en el corazón.

ARNOLD B. AREVALO
Houston - Texas
“Es lo más triste que había visto nunca en la vida. He combatido en Vietnam, pero ver a estas personas inocentes sufrir no ha sido como un programa de televisión, en la que podías simplemente cambiar de canal, era todo verdad.

Las calles estaban inundadas, las casas estaban inundadas… Casas que no deberían haberse inundado lo han hecho… Con más de un metro de agua en el interior.

Coger el vuelo ha sido difícil, porque todas las calles que llevaban al aeropuerto estaban inundadas. En vez de 45 minutos me ha llevado dos horas y media. Pero creo que no podía ser mejor momento para venir aquí en peregrinación.”

S. E. JAMES ANTHONY TAMAYO
Obispo de Laredo - Texas
“Algunos peregrinos que viven en Houston han visto la destrucción. Han querido venir y rezar por sus hermanos y hermanas que han perdido su casa, sus propiedades, pero no su vida. Y damos gracias a Dios por esta misericordia y bondad. Porque sabemos, porque hemos recorrido este camino de calvario, que el sufrimiento existe, en su vida y en la nuestra. Pero Él nos ayuda a superarla.”

Algunos de los peregrinos son caballeros y damas de la Orden Ecuestre del Santo Sepulcro de Jerusalén y, con ocasión del viaje a Tierra Santa, han recibido un regalo especial, como ayuda para no olvidar: La concha del peregrino.

S. E. Mons. KAMAL BATTISH
Patriarcado latino de Jerusalén
“La concha se entrega solo a los caballeros o damas que vienen a visitar Tierra Santa. Dice exactamente lo que tú eres: Eres el guardián de Jesús, estás unido a Jesús, al Señor, y estás vinculado a su casa aquí en Tierra Santa… Esto es lo más importante.”

REBECCA SEPULVEDA
Dama del Santo Sepulcro – Laredo, Texas
“Es un honor ser miembros de los Caballeros y Damas del Santo Sepulcro. Es mi segunda visita a Tierra Santa, la primera para mi marido. Pero es siempre un viaje lleno de gracia, poder venir aquí y ver los lugares donde vivió nuestro Señor y poder compartir la historia de Tierra Santa con nuestros tres hijos, nuestra familia en casa…”

“Lo que ha sido plantado en vuestro corazón aquí, puede florecer en casa”. Así habló al grupo Mons. Tamayo durante la homilía frente al edículo del Santo Sepulcro. Un deseo que habla ya de esperanza.