07 Septiembre 2017

¿Qué explica la Tradición sobre el Nacimiento de la Virgen María?

Existen dos tradiciones vinculadas al lugar del Nacimiento de la Virgen María. Una nos dice que nació en Séforis, junto a Nazaret. La otra, en Jerusalén. Este reportaje nos permitirá conocer estos lugares.

Actualidad y acontecimientos

Loading the player...
Embed Code  

Para solicitar el vídeo en alta calidad
Copy the code below and paste it into your blog or website.
<iframe width="640" height="360" src="https://www.cmc-terrasanta.org/embed/que-explica-la-tradicion-sobre-el-nacimiento-de-la-virgen-maria-13538"></iframe>
Para solicitar el vídeo en alta calidad
Por favor, envíe un mail a :
info@cmc-terrasanta.org

Asunto: Solicitud de vídeo

Mensaje:
Archivo personal / promocional para la CMC / Emisión TV

http://www.cmc-terrasanta.org/es/video/actualidad-y-acontecimientos-1/que-explica-la-tradicion-sobre-el-nacimiento-de-la-virgen-maria-13538.html

Ninguna parte de este video puede ser editado o transmitida, a menos que se llegue a un acuerdo con el Christian Media Center y siempre que todas las partes estén de acuerdo.
María es conocida como la Virgen de Nazaret, porque en esta pequeña ciudad de Galilea recibió del Ángel el anuncio de que sería la Madre de Jesús. Y fue allí que, junto a San José, educó al Niño Jesús.

Pero ¿dónde habría nacido exactamente la Virgen, acontecimiento que la Iglesia celebra cada año el 8 de septiembre?

Fray BIENVENIDO BALSAS, ofm
Basílica de la Anunciación
“Hay dos lugares principales citados por la Tradición. Una tradición dice que sus padres, Joaquín y Ana, y por tanto, María, serían originarios de Séforis, a pocos kilómetros de Nazaret y, de hecho, en el día de la Fiesta de San Joaquín y Santa Ana en Séforis tienen una celebración.”

La otra tradición, en cambio, afirma que el lugar del nacimiento de la Virgen se encuentra en Jerusalén.

Padre FRANS BOUWEN
Comunidad Padres Blancos – Iglesia de Santa Ana
“Una antigua tradición, basada en el Evangelio apócrifo de Santiago del siglo II narra que el lugar se encontraba cercano al Templo de Jerusalén.”

Allí, donde se encuentran también las ruinas de la piscina de Betesda, los cruzados construyeron una iglesia dedicada a Santa Ana.

Padre FRANS BOUWEN
Comunidad Padres Blancos – Iglesia de Santa Ana
“Cuando los cruzados llegaron aquí, construyeron esta Iglesia sobre todo para conmemorar el nacimiento de María y, de hecho, en la Iglesia está la cripta que la tradición considera el lugar, es decir, la casa, en la que vivían Ana y Joaquín. Es como una gruta. Jesús nació en una gruta. Juan Bautista nació e Ein Karem en una gruta... Las grutas eran muy usadas en su parte posterior, que se consideraba la verdadera parte de la casa.”

Posteriormente, los cruzados fueron expulsados, y el lugar se convirtió en una escuela musulmana inaccesible a los cristianos.

Durante la época otomana, sin embargo, los franciscanos obtuvieron el permiso de celebrar la fiesta de la Natividad de María. En 1856, la Iglesia fue donada a Francia y confiada a los Padres Blancos que la custodian hasta el día de hoy.

El lugar está abierto a visitas. Ir a la gruta en la que, según la tradición, María fue concebida sin pecado es una experiencia emocionante.

Es interesante remarcar que los únicos “nacimientos” celebrados por la Iglesia son los de Jesús, Juan Bautista y María.

Padre FRANS BOUWEN
Comunidad Padres Blancos – Iglesia de Santa Ana
“La liturgia dice que María es la aurora de nuestra salvación. El sol llega después del alba y el alba lo precede para mostrar que el Sol está llegando. Su nacimiento es, por tanto, el alba de nuestra salvación.”

Y desde aquí, desde Tierra Santa, se difundió la devoción a la Virgen. Desde Oriente a Occidente, en todo el mundo, es conocida la Madre de Dios.

En la columnata de la Basílica de la Anunciación en Nazaret hay mosaicos con las diferentes representaciones de la Virgen en el mundo.

Fray BIENVENIDO BALSAS, ofm
Basílica de la Anunciación
“La devoción a la Virgen ha crecido durante siglos porque fue la Madre de Dios. Esto resultó muy claro, por ejemplo, en el Concilio de Éfeso, cuando fue definida la cuestión de la divinidad y de la humanidad de Jesucristo. Quedó claro para todos que María era, por tanto, la Madre de Dios, Theotokos, por tanto, no solo la Madre del Jesús humano, sino de ambas naturalezas, humana y divina.”