12 Junio 2018

Abu Wadie, druso de los Altos del Golán

Son menos de 23.000 personas, y tienen una historia y una identidad que se diferencia del resto. Conocemos a los drusos que pueblan el Golán, en la frontera con Siria.

Arqueología, cultura y otras religiones

Loading the player...
Embed Code  

Para solicitar el vídeo en alta calidad
Copy the code below and paste it into your blog or website.
<iframe width="640" height="360" src="https://www.cmc-terrasanta.org/embed/abu-wadie-druso-de-los-altos-del-golan-15135"></iframe>
Para solicitar el vídeo en alta calidad
Por favor, envíe un mail a :
info@cmc-terrasanta.org

Asunto: Solicitud de vídeo

Mensaje:
Archivo personal / promocional para la CMC / Emisión TV

http://www.cmc-terrasanta.org/es/video/arqueologia-cultura-y-otras-religiones-8/abu-wadie-druso-de-los-altos-del-golan-15135.html

Ninguna parte de este video puede ser editado o transmitida, a menos que se llegue a un acuerdo con el Christian Media Center y siempre que todas las partes estén de acuerdo.
RAFIQ ALI IBRAHIM – ABU WADIE
Druso de los Altos del Golán
“Me llamo Rafiq Ali Ibrahim, de Majdal Shamas, aldea que forma parte de los Altos del Golán sirio ocupado. He nacido aquí. Y mi historia se puede resumir así: Me casé hace 48 años. Desgraciadamente no recibí la gracia de tener hijos, pero en todo caso estoy satisfecho de mi vida. Todos me llaman Abu Wadie que, como el mismo nombre indica, significa tener confianza en las manos de Dios Omnipotente, en las alturas.

Bigote y cejas espesas y blanqueadas por el tiempo. El tradicional velo enmarca un rostro marcado por los años, aunque continuamente iluminado por una sonrisa que parece querer documental la providencial acogida y generosidad que caracteriza al pueblo al que Abu Wadie pertenece, los drusos que pueblan los Altos del Golán, en la frontera entre Israel y Siria.

RAFIQ ALI IBRAHIM – ABU WADIE
Druso de los Altos del Golán
Somos famosos por nuestras tradiciones antiguas de alto valor, y estamos orgullosos de ello. Vivimos juntos, en colaboración. Compartimos todo en toda situación, tanto en tiempos de alegría como tristeza. En caso de matrimonio, todos los paisanos llegan para compartir la alegría de la familia. Estamos unidos. De hecho, no tenemos más remedio que estar juntos, en todas las circunstancias.

Al igual que muchos de sus compatriotas, Abu Wadie vive del cultivo de árboles frutales, especialmente cerezos y manzanos. El pastoreo y la agricultura son las dos fuentes principales de sustento de los drusos del Golán, hoy divididos en cinco pequeñas aldeas, con un total de 23.000 personas.

El centro principal es Majdal Shams, como el resto conquistado por Israel en la Guerra de los 6 días de 1967 y anexionado unilateralmente en 1981. A diferencia de los casi 100.000 drusos que habitan Galilea, la mayoría de los habitantes del Golán rechaza la ciudadanía israelí y por tanto el alistamiento en el ejército nacional, limitándose a tener una residencia permanente.

RAFIQ ALI IBRAHIM – ABU WADIE
Druso de los Altos del Golán
Me defino como un ciudadano árabe sirio. Estamos orgullosos de nuestra ciudadanía e identidad y no nos daremos por vencidos nunca. Nuestra identidad dice: ciudadano árabe sirio, independientemente de nuestra confesión. Esto es lo que caracteriza a la ciudadanía en nuestra amada patria siria.

Con un millón y medio de fieles en el mundo, concentrados en Líbano, Jordania, Siria e Israel, más una pequeña comunidad en Estados Unidos y Australia, la doctrina de los drusos es especialmente compleja, reuniendo elementos del islam, del cristianismo, del hinduismo y del judaísmo.

JEQUE SULEIMAN AHMAD ALMAKT
Jeque
Los drusos llevan el nombre de Nashtakin Darazi, predicador del siglo XI. Al final este hombre fue declarado hereje, pero su palabra permaneció. Somos árabes sirios y Muwahhidun (unitarios).

Mientras Wadie toma un café ante su casa, en compañía de su mujer, escuchan a lo lejos los disparos, procedentes de las montañas sirias. Más allá de la frontera marcada solo por un alambre de espino. Una barrera que muestra toda la complejidad de una tierra herida.